domingo, 23 de marzo de 2008

ME QUEDAN ESTOS VERSOS

Me quedan estos versos. Aunque ande ahora viviendo
en hombre de oficina, me quedan
estos versos. Aunque naufrague en tinta y me huelan
las manos a informática, aunque comparta tren
con mil oficinistas y salga a trabajar
a la hora de volver en días normales, cruzándome
con mis antiguos compañeros, borrachos, descamisados,
eternos camaradas que me esperan, al final
de la semana, con la lumbre de barra y luces
de botellas. Aunque el despertador, aunque
el olor a churros me señale un principio desnortado,
aunque ande con el cuello atado a la corbata y esta
humedad reciente esparcida por el pelo. Aunque
las secretarias olor a laca y leche, aunque el papel
preñado de fotos y noticias insensatas sepa a recién
cocido y anuncie el fin del mundo. Aunque me
funda en ellos y me calle, me quedan
estos versos.