domingo, 23 de marzo de 2008

UMBRAL/UMBRAL

El monstruo entre mis monstruos, el padre sin saberlo
de la niebla y la bruma de mi literatura.
Macarra de melena yesuda y pantalón
prieto y desmelenado, un dandy con los ojos
de culo de botijo, poeta/motorista
con prosa por asfalto, lector de ceño torvo.
Un narrador voraz de rosas y de nubes,
metralleta Olivetti de encaje verde oliva
disparando una manta de folios de Carrara,
burgués de chicas progres y polvo de brillantes,
interrupción sublime, baudelaireana sombra
á la recherche du temps perdu y uvas doradas.
La historia literaria en blazer y vaqueros
tronando en una voz de gatos amarillos,
sillón de mimbre ausente, tumba mortal y blanca,
albornoces sin frío y espejos aliviados.
Capital del dolor, bufanda de negritas,
aún suena en la Gran Vía, Madrid bajo sus botas,
el mar de Tatuaje, versión Concha Piquer.